Tras 118 días de huelga, el sindicato de actores de cine, radio y televisión (SAG-AFTRA), del que forma parte más 160.000 personas que trabajan en el sector del entretenimiento, han llegado a un acuerdo que, entre otras cosas, define la utilización de la inteligencia artificial para proteger su trabajo, uno de los principales puntos de enfrentamiento.

El acuerdo establece que se requiere el consentimiento de los actores para el uso de réplicas digitales en la postproducción. Esto significa que los actores tendrán que dar su aprobación para que se utilice su imagen o voz en una película o programa de televisión y deberán ser remunerados igualmente.

Sin embargo, no se requiere consentimiento en la mayoría de los casos donde se utilice la IA para una serie de cambios en la postproducción, incluido el doblaje, o para cambios «cosméticos, vestuario, reducción de ruido, tiempo o velocidad, tono, claridad, adición de efectos/filtros visuales/sonoros, estándares y prácticas, clasificaciones, un ajuste en el diálogo o la narración» u otros escenarios similares, incluso donde tradicionalmente se usaría un doble.

SAG-AFTRA ha publicado un resumen donde se define y especifica cada uno de las situaciones y a quiénes afecta.

Más info: Acuerdo preliminar SAG-AFTRA

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *